Demostración de Colodión Húmedo

Hace casi un año ya de la demostración que hicimos en el Brocense, pero aquí os dejo el artículo que escribí para la revista del instituto y alguna foto más. Espero que os guste:

El 8 de noviembre nos reunimos la Asociación Fotográfica de Cáceres junto con algunos alumnos y  profesores del Laboratorio de Imagen del Brocense para realizar una demostración del proceso fotográfico conocido como “Colodión Húmedo”. Cuando fui al instituto para hablar con Rodrigo Gómez y proponerle la actividad no sabía que esperar ¡Ni siquiera nos conocíamos! Pero es una suerte encontrarse con personas activas y con ganas de facilitar a los alumnos una formación que vaya más allá de los programas académicos.

El colodión húmedo es uno de los primeros procesos de la historia de la fotografía. Al igual que ocurre con muchas de estas primeras técnicas, existen varios nombres a los que se les atribuye el mérito de su invención. Sin embargo, el nombre que pasaría a la historia como tal, es el del inglés Frederick Scott Archer, quien en 1851 publicó en la revista “The Chemist” el proceso del colodión húmedo.

La aparición del colodión húmedo supuso una de las primeras grandes revoluciones en el mundo de la fotografía. Esta nueva técnica venía a resolver las carencias que tenían los dos procesos existentes hasta entonces: el Calotipo y el Daguerrotipo. Con el Daguerrotipo se producían imágenes de una tremenda calidad, sin embargo, su elevado coste y la imposibilidad de realizar copias, lo convertían en una técnica sólo al alcance de la burguesía más adinerada. El Calotipo, por otro lado, al ser una imagen negativa sobre papel, permitía su reproducción por contacto, pero las fibras del soporte hacían que careciese de la calidad deseada. Con una imagen sin grano, una resolución casi a la altura del daguerrotipo, un precio diez veces inferior que éste, exposiciones sensiblemente más cortas y la posibilidad de realizar copias de gran calidad, convirtieron al colodión húmedo en la mejor opción para los fotógrafos. No en vano, durante un periodo de unos treinta años (hasta la aparición de la placa seca en 1878) fue el proceso más utilizado en todo el mundo. Convertido hoy en día por ejemplo, en un referente estético e histórico de la Guerra de Secesión en Estados Unidos.

5161923274_e88bc6ee80_b

August 1863. Bealeton, Va. “Capt. Henry Page, Oficial de Intendencia, en los cuarteles del ejército en Potomac junto a un caballo” Negativo en colodión húmedo.

El colodión es una sustancia viscosa compuesta por nitrocelulosa disuelta en alcohol y éter. Una vez seca produce una película que quedará adherida sobre una placa de vidrio u otro soporte que elijamos. El colodión no es sensible a la luz, es un mero portador de ciertas sales, que serán las que, en contacto con un baño de nitrato de plata, produzcan los haluros fotosensibles. La verdad es que el señor Scott Archer no se rompió mucho la cabeza para darle título a la técnica, ya que la otra palabra que forma el nombre: “húmedo”, se refiere al hecho de que para que el proceso funcione, la emulsión deberá permanecer húmeda hasta el fijado de la imagen. Lo que nos deja una ventana de unos diez minutos  para verter el colodión, sensibilizarlo, exponer la placa, revelar y fijar la imagen. Como podéis imaginar, esto implica que hay que tener un cuarto oscuro en el lugar donde vayamos a trabajar. Si son trabajos de campo, habrá que llevar uno portátil. Así, entrando y saliendo del laboratorio y oliendo a éter pasamos la tarde del viernes.

751 (10) web1024

Cargando la placa bajo la luz de seguridad (foto: Gabino Cisneros)

751 (12) web1024

Exponiendo la placa (y sonrisa de 6s ¡Increible!) (foto: Gabino Cisneros)

751 (16) web1024

Ambrotipo revelado y antes de fijar (foto: Gabino Cisneros)

Una vez seca la película, se procede a barnizar la placa, ya que la plata en contacto con el aire y la luz se ennegrecería y la imagen acabaría desapareciendo.

751 (25) web1024

Barnizado de la placa (foto: Gabino Cisneros)

751 (31) web1024

Placa terminada (foto: Gabino Cisneros)

Otra de las “maravillosas limitaciones” de esta técnica es que el tamaño de la cámara deberá ser proporcional a las dimensiones de la placa que queramos producir. Si queremos placas grandes necesitaremos una cámara que pueda alojar ese tamaño. En mi caso, las más grandes que realizo son de 28×28” (71x71cm) y tuve que fabricarme una cámara a medida, que a día de hoy, es la más grande de Europa:

SONY DSC SONY DSC

 

SONY DSC

“Demencia” Ambrotipo de 28×28” (71x71cm)SONY DSC

La “culpa” de que hoy en día el colodión húmedo siga vivo la tienen fotógrafos como Mark Osterman , Quinn Jacobson o John Coffer, que son los responsables de la consevación y promotores del estudio y difusión de esta técnica. No me gustaría terminar sin mencionar a una de las fotógrafas más interesantes, que más admiro y que también trabaja con colodión: Sally Mann.

La mayoría de los que trabajamos con “procesos antiguos o alternativos” no estamos invadidos por ningún gen nostálgico, ni afrontamos estas técnicas desde el mismo punto de vista que lo haría un fotógrafo del siglo XIX. Creo que el colodión es uno de los ejemplos más significativos de cómo utilizar una técnica antigua desde un punto de vista contemporáneo. El colodionista del siglo XX abraza las imperfecciones de la técnica y las aprovecha de la manera más expresiva posible. Hoy en día, a “nadie” se le ocurriría ocultar los bordes de un ambrotipo o evitar las aberraciones de un Pezval. Todo lo contrario, nos nutrimos de esas imperfecciones para expresar sensaciones que parecían perdidas entre la perfección de la imagen digital. Recuperar el culto al objeto fotográfico desde un control del proceso y al mismo tiempo, abrazando la posibilidad de lo impredecible.

14347734231_47f6bc30c8_b copyNo sé qué ocurrirá en el futuro con la enseñanza de fotografía. Por lo que tengo entendido el laboratorio químico desaparece de los nuevos planes de estudio y en mi opinión es un gran error. Es verdad que muchos de los que estudiéis estas técnicas no las usaréis durante vuestra actividad profesional. Otros sí, pero sin la oportunidad de conocerlas no tendremos la posibilidad de elegir. La fotografía  no es un campo objetivo y basado solamente en avances técnicos y en conseguir nuevos y mejores procedimientos. Si no en producir una obra de arte y si para conseguirlo necesitamos usar una caja con un agujero o una cámara con la más alta tecnología es una elección del fotógrafo, no de donde quieran llevarnos las marcas y los avances técnicos.

Muchas gracias a Rodrigo, a Santi y al Instituto que nos hicieron sentir como en casa. También a Gabino por esas maravillas fotos. Que haya muchas más.

Anuncios

3 pensamientos en “Demostración de Colodión Húmedo

  1. ¡Felicidades, es un excelente artículo y un excelente trabajo! Una pregunta, ¿cuál es el lente que has empleado para una cámara de formato tan grande?Tengo entendido que debe de tratarse de un lente entre unos 400 mm y unos 600 mm. para lograr cubrir una área tan grande, en tu caso, ¿Cuál fue tu elección y porqué? ¡Saludos!

    • Hola Víctor!!! Pues sí, tengo un 500mm y un 600mm. Aún así son angulares en un formato tan grande. En cuanto a la elección, no tenía muchas opciones por presupuesto y porque no había muchos objetivos de este tamaño en venta. Pero tuve suerte y estoy contento con ellos.

      Un salud0

  2. Pingback: Las apasionantes técnicas de fotografía del pasado para recrear en el presente – Picaycompra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s